Infoxicación y ciberbullying

Infoxicación y ciberbullying

Más datos en circulación y sin prevenciones solo pueden acarrear mayores riesgos de ser víctima de acoso digital.

Aunque la Real Academia de la Lengua no incluye la palabra infoxicación, y Wikipedia la define como un “trastorno intelectual producto de la incapacidad de analizar y comprender una lluvia de información como la que pueden proporcionar los medios electrónicos actuales”, yo prefiero definirla como el exceso de información a la que un usuario de Internet es sometido.

La infoxicación, o sobrecarga informativa (information overload), aparece por primera vez mencionada en el libro “El shock del futuro” escrito por Alvin Toffler, y actualmente sigue tan vigente como cuando el autor acuñó el término en el año 1970.

Catalogada como una enfermedad digital, la infoxicación es la causante de kilos y kilos de sobrepeso informativo que finalmente terminan por causar confusión en el consumidor de la información, además de acarrearle enfermedades digestivas al no saber qué creer y qué no, como quien dice “por terminar tragando entero”.

“Los tiempos avanzan vertiginosamente, la información crece y está disponible sin control”

Cualquier internauta puede darse cuenta a simple vista de que la información en la red no para de crecer, pues se multiplica exponencialmente causando una inmensa contaminación, ya que no toda esta información es veraz, ni confiable, y en un porcentaje importante tampoco cita sus fuentes. Así que, si de estar bien informado se trata, habrá que hacer una dieta estricta para consumir solamente información sana y, ojalá, de primera mano.

La Internet es una bendición al proveer acceso revolucionario a la información, abriendo la posibilidad de extender los aprendizajes que amplían conocimientos, pero esta información debe ser filtrada, bien elegida y constatada.

Y aquí viene un punto muy importante que merece ser tenido en cuenta: el acceso de nuestros pequeños a la información. Niños, jóvenes y adolescentes están expuestos a incalculable cantidad de información, entre la que se cuenta alguna nociva y en algunos casos letal. ¿Sabe usted a qué información accede su hijo?

Su hijo(a) y el computador… ¡Ojo!

Insultos, robos de claves, usos no autorizados de correos y redes sociales, montajes en videos y fotografías, mala publicidad y correos ofensivos, son algunos de los ataques a los que no solo un adulto sino un niño puede estar expuesto a través de una búsqueda en apariencia inocua de información.

Padres de familia y maestros no pueden olvidarse de que esto es una realidad latente mientras la era digital esté vigente.

Estos actos pueden afectar más de lo que se puede imaginar a los jóvenes, ya que el efecto del acoso en línea, o ciberbullying, se ve reflejado primeramente en su autoestima, para luego afectar la relación que tienen con su entorno, pues al ser desvirtuados, humillados y puestos en ridículo, toman decisiones como aislarse, desertar de la escuela, guardar silencio, responder a los ataques del acosador y en algunas ocasiones, hasta autoagredirse.

Recuerde, a los más chicos actíveles el control parental en su computador y supervise a sus hijos al momento de navegar por la red. Los tiempos avanzan vertiginosamente, la información crece y está disponible sin control.

No hay un perfil estándar, cualquiera puede ser víctima de este tipo de acoso y las razones pueden incluir celos, envidias, rivalidades, venganzas, como también antivalores y tiempo libre del acosador, sumado a la falta de control parental. Así mismo, el acosador puede ser un adulto, pero también, un adolescente.

La educación empieza por casa, se refuerza en las instituciones educativas y se pone a prueba en la interacción social. Es un deber que padres y maestros aúnen fuerzas para evitar que nuestros jóvenes caigan, no solamente en la dinámica de víctimas, sino también, de acosadores.

Publicista y redactora. Actualmente se dedica a la investigación y generación de contenidos mediante el trabajo remoto freelance. Columnista de ADN Cali.

Web: dinosauriosdospuntocero.wordpress.com
Twitter: @vivianagarcia73

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *