Educación online, la revolución del aprendizaje

La educación online se ha convertido en la forma de aprendizaje más cómoda y asequible, adaptada a todo tipo de usuarios.

La tecnología ha evolucionado mucho a lo largo de los años, mejorando notablemente en sus avances y aportándonos unas facilidades con las que antes no contábamos. Al día de hoy existen las tabletas, los teléfonos móviles, las cámaras de video, los telescopios electrónicos, los robots de cocina… Un mundo sin fin de aparatos que tienen una base común: Internet.

Vivimos en la era de la información. Hemos pasado la etapa tecnológica, ahora, simplemente, utilizamos Internet para conseguir información aquí y ahora, cuanto antes. Por eso era de esperar que la educación en su amplio sentido, abriera las puertas para el desarrollo de la formación online, disponible para cualquier persona, de cualquier clase. Esta modalidad cuenta con múltiples ventajas, como la participación de alumnos de todos los lugares del mundo o el conocer a nuevas personas, pero, ¿en qué se basa realmente?

“No sabemos cuál será nuestro futuro, pero lo que sí conocemos es que la educación online es la revolución del aprendizaje”

La educación online es la enseñanza o aprendizaje a distancia, caracterizada por una separación espacial y temporal entre el/los profesor/es y los alumnos. De esta forma cualquier persona puede asistir a una clase, desde cualquier zona del mundo y en el horario que elija. Las clases pueden estar grabadas para que el alumno las escuche y las estudie cuando tenga tiempo o pueden ser en directo, con el objetivo de que participen activamente, respondan preguntas o entren en un debate organizado.

Además, también se puede ahorrar tiempo y dinero. El alumno no tiene que desplazarse y acudir a una clase, ni siquiera el profesor. Cada persona puede presenciar el tema desde el autobús, en la playa o incluso en un café antes de llegar a su casa. Es una educación totalmente personalizada, donde el propio alumno organiza su tiempo, sus horas de estudio, contacta con el profesor a través de correo electrónico y con sus compañeros a través de foros de debate.

La educación a distancia cuenta con una serie de características destacadas:

Permite compaginar el trabajo con la formación. Cada persona puede conectarse en cualquier momento para aprender durante las 24 horas del día. Si está muy ocupado durante la semana puede formarse el sábado o el domingo; si se tiene familia, puede dedicarle tiempo a sus estudios cuando los más pequeños estén dormidos o, si está de viaje de trabajo, puede aprovechar esta oportunidad para ir estudiando.

Metodología online. La formación a distancia permite acceder a un aprendizaje de calidad a cualquier persona, desde cualquier parte de mundo y en cualquier momento. El objetivo principal de este tipo de enseñanza es destruir las barreras de la movilidad, aportar una mayor accesibilidad y facilidad, llegando a públicos que antes eran imposibles de alcanzar.

Ahorra tiempo y dinero. La mayor parte de los cursos que se imparten a distancia son gratuitos, o al menos los que son masivos, conocidos como MOOC. Por si esto fuera poco, algunos de ellos no tienen restricciones, por lo que puede acceder cualquier persona, incluso aquellos sin estudios previos. De esta forma se garantiza que quién no tenga dinero para pagarse un curso, pueda acceder a una enseñanza de calidad. Otro punto a tener en cuenta es que no implican desplazamientos a la entidad educativa, por lo que no se pierde ni tiempo ni dinero.

Educación personalizada. Muchos cursos se realizan con seguimiento individual. Cada uno de los alumnos es supervisado por el profesor, a través de unas mediciones detalladas sobre sus avances y, ayudándolo mediante tutorías individuales o correos electrónicos. Otras formaciones de educación en línea ofrecen la opción de tutorías grupales, pudiendo solucionar las dudas en conjunto y favoreciendo la interacción de los alumnos.

Con todas las ventajas que presenta esta nueva metodología de educación online es normal que sean numerosos los usuarios que se hayan apuntado a este nuevo cambio. Además, plataformas como Miríada X, Unimooc o Aprendo son las encargadas de fomentar los cursos de enseñanza masivos y gratuitos.

De esta forma promueven el acceso de cualquier persona un aprendizaje de calidad, donde pueden profundizar, compartir experiencias con sus compañeros y realizar actividades prácticas que realmente les puedan ayudar en un futuro.

No sabemos cuál será nuestro futuro, pero lo que sí conocemos es que la educación online es la revolución del aprendizaje.

Deja un comentario